Dejadnos en paz

Educación
Viñeta de Miki y Duarte (2011)

Se avecinan unas elecciones andaluzas por un horizonte bastante cercano, y mis ganas de apagar la tele, la radio y las redes se multiplican por 25000.

Ahora toca aguantar la chapa sobre si un niño de aquí sabe menos que un niño de allá… Y la cosa ya va haciendo bola: Tejerina dice esto ahora, Ana Mato dijo que nuestros niños son prácticamente analfabetos, Arthur Mas que no se nos entiende (él, un estandarte del acento neutro)… Por no hablar del asunto de que no trabajamos.

Sí, tenemos acento, como tú. Si piensas que no sabemos hablar, por favor, escucha este pasodoble (sobre todo la última frase) de la comparsa Perro Andaluz, pero cantado por Esperanza:

Respecto a la educación, los informes PISA no nos dejan bien respecto al resto del país. Pero ¿qué valora el informe PISA? Llevo años escuchando críticas a la manía de valorar la educación evaluando sólo lo que conocen lxs estudiantes, sin valorar a lxs docentes, a los centros, ni las circunstancias de lxs mismos. Cuando digo circunstancias me refiero a que Andalucía no es Castilla León, claro. Tenemos más políticos corruptos, más paro, más pobreza, más diversidad cultural… Y esto, igual, pero vamos, que sólo a lo mejor, tiene algo que ver con que en nuestros centros tienen que trabajar más otros aspectos que no tienen que ver con el temario.

No quiero decir que no haya mil cosas que mejorar. Nuestro sistema educativo necesita una revisión muy profunda (a nivel nacional) que sólo se puede conseguir con conocimiento, voluntad y más inversión. Hay niños estudiando en barracones (por cierto, donde más en Cataluña), y lxs docentes están haciendo unos esfuerzos titánicos para compensar estar carencias que no son remunerados como merecen.

De todo esto hablamos cuando queráis, pero a los andaluces dejadnos en paz, por tutatis.

 

 

Anuncios

Prohibido ofenderse I

Hace dos semanas el dibujante Ángel Idígoras pintó este mural en una pared del malagueño barrio de Lagunillas:

idigoras

Alguna persona tuvo a bien escribir debajo de la frase de Aleixandre una pregunta y, debajo del nombre del artista “machirulo”.

Ataque

El artista, después de barajar varias opciones, ha decidido borrar todo el mural. En los medios de Málaga esto se ha dado a conocer con titulares como “Idígoras, víctima de la intrasigencia” o, ” La esquina de la ignorancia“, en donde se llama a la persona que escribió la pregunta ignorante e intransigente. Claro que es más suave que lo de “matona analfabeta”, algo que escribe en twitter Perez-Reverte (por supuesto).

Una de las peores cosas que me ha traído la operación de cataratas que viene con el feminismo es el no ser capaz de disfrutar con cosas que antes me encantaban. No puedo soportar ver “The big bang theory” porque Sheldon es un maltratador psicológico de libro. Encontrar una película de más de 10 años que no sea machista es misión imposible, igual que dar con un monólogo humorístico cuyo hilo conductor no se base en que las mujeres somos o muy complicadas, o unas histéricas, o las dos cosas. La última broma es que muchas letras de mi adorado Andrés Calamaro son bastante machistas y yo no me había dado cuenta.

Para poder seguir con mi vida he llegado a la conclusión de que no le puedo exigir un nivel aceptable de feminismo a una película rodada hace 15 años, ni a una serie que se emitió hace 20. Lo mismo me pasa con la música. Cuando voy en el coche, suena “el cantante” y llega la frase “oye Andrelo tú estás hecho, siempre con hembras y en fiestas” grito “¡Macromachismo!” y la canto como siempre.

Puede que la persona que escribió la pregunta debajo de la frase de Aleixandre no haya llegado a la misma conclusión que yo. Seguramente le cabree mucho que alguien diga “el hombre” cuando quiere referirse a la humanidad. Seguramente esté cabreada por muchísimas mas cosas, como lo estamos muchas otras personas.

El caso es que esta persona, sin tachar ni escribir encima ni de la frase ni del dibujo, escribió una pregunta con la que, supongo, reclamaba el uso de un lenguaje más inclusivo. De paso llamó machirulo al artista (que no a Aleixandre), cosa que no me parece bien porque, como he dicho hace poco, estoy cansada de la polarización. Sin duda Idígoras tendrá como mínimo un nivel de machismo equiparable al mío, pero también es posible que ni Aleixandre ni Idígoras tuvieran intención de excluir al género femenino de su arte. En esta revolución vamos a necesitar aliados, cuantos más mejor. Igual insultarles no es la mejor manera de que se alíen.

Tengo varias preguntas: ¿Quién ha censurado a quién? ¿La persona que hace una pregunta o la persona que la borra? ¿Se hubiera armado el mismo revuelo si alguien hubiera pintado una polla al lado de la frase de Aleixandre? ¿y algún símbolo fascista?

También tengo un consejo: si queréis hacer dibujos y que nadie pinte encima, hacedlos en vuestra casa. En esa pared tiene el mismo derecho a escribir Idígoras que cualquiera. Estoy bastante cansada de la crítica al ofendido. Adivinad qué: además de razones para estar enfadadas, tenemos DERECHO a la ira, y también derecho a expresarla. Entiendo que esto es desconcertante y que necesitáis un tiempo de adaptación, pero ya podéis empezar a asumirlo.

De derecha a izquierda

forges

No soy capaz de decir que mi forma de pensar pertenezca a una ideología concreta. Sí se que soy escéptica, republicana y atea. No me gusta el resultado del capitalismo en mi país, pero creo que hay países que sí han sabido sacar un beneficio social de este modelo. Me preocupa el medio ambiente lo suficiente como para llevar al súper mis propias bolsas y separar la basura, y esto casa muy mal con mi firme creencia de que, para conseguir un modelo de agricultura sostenible, Europa debe cambiar la ley de agricultura ecológica y abogar por la sostenibilidad (transgénicos incluidos) en lugar de por magufadas. Pensar en el tamaño del universo me ayuda a sobrellevar las barbaridades que oigo todos los días en las noticias. También soy machista, pero el feminismo me ayuda a querer cambiar mi forma de ser y pensar.

No siempre he sido así. Recuerdo haber sido católica y haber leído el horóscopo con ilusión. Recuerdo haber estado en contra del aborto. Recuerdo haber dicho que el lenguaje inclusivo era ridículo. Recuerdo mi vida cuando no separaba la basura. Recuerdo que hace no mucho no sabía distinguir un planeta de una estrella. También recuerdo haber insultado a una chica por tirarle los tejos a tres tíos diferentes en una misma noche.

Sin embargo me sigo reconociendo en ese pasado. Era yo, María, y no era tonta ni mala, o al menos no más que ahora. Quizás era más ignorante, pero más por juventud que por otra cosa. De hecho hay mucha gente que hace el viaje al revés. De izquierda a derecha en lugar de derecha a izquierda.

Tengo la grandísima suerte de pertenecer a una familia grande y diversa en la que somos capaces de debatir y respetarnos. Enfadarnos por algo que tenga que ver con la política debe ser cosa de gente más tonta que nosotros. Porque tontos, malas personas, ignorantes y maleducados hay de todos los colores.

Me encantó algo que dijo Soledad Gallego-Díaz, directora de El País, en la entrevista que le hizo Sandra Sabatés en el intermedio. En el minuto 2:48 dice que de sus padres aprendió que a la gente se la juzga por lo que hace, no por lo que piensa. Su padre era un comunista que había sido represaliado y tenía un amigo falangista. Le preguntaban que cómo podía tener un amigo falangista y él decía que porque era muy buena persona.

Por supuesto no estoy queriendo decir que haya que olvidar lo que pasó, que no haya que sacar al dictador del monumento o que no necesitemos cuidar de nuestra memoria histórica. Al revés, hay que recordarlo para que no vuelva a pasar. Es solo que me da mucha rabia cuando las personas de izquierdas se presuponen mejores personas que los de derechas, más cultos o más listos. Estoy en un nivel de rojez suficiente como para ver una entrevista a Ana Gabriel en el programa No te metas en política. Facu comienza directamente diciendo: “Bisabuelo y abuelo de la CNT, madre del Psuc… ¿Cómo no acabaste en VOX?” Entonces la gente se ríe mucho y ella contesta “Imposible, porque soy una persona normal que, sin ser brillante se leer mínimamente” y entonces todos vuelven a reírse. Por supuesto es su programa, todos son muy comunistas, es de humor y pueden decir lo que quieran. Yo, personalmente preferiría que se dedicaran a debatir con argumentos, que sin duda los tienen, en lugar de abrir directamente con el insulto gratuito.

No quiero decir que todas las opiniones sean respetables, ni que haya que dar voz a todo el mundo. Sinceramente no entiendo porqué Ferreras llama a los de la fundación francisco franco para escuchar lo que tienen que decir, pero su portavoz me inspira total indiferencia. Igual que creo firmemente que los medios de comunicación no deberían darle cancha a las pseudociencias. Sin embargo tengo una tía bruja de profesión y la quiero muchísimo, porque es mi tía y porque es majísima.

Estoy cansada de la polarización. No soporto que se use el odio como herramienta en campaña política. Es normal pensar que uno tiene razón, pero anhelar el pensamiento único es estúpido además de aburrido, ¿no te parece?

 

 

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web en WordPress.com
Empieza ahora